LEER PETICIÓN ABAJO

¡BARRANCABERMEJA RESISTE!

Dear whom it concerns

Mi nombre es %first_name% %last_name% remito y firmo esta carta, en razón de la urgencia que hoy viven las familias pobladoras de las veredas Nueva Venezia y la Unión, ubicadas en el corregimiento el Llanito del Distrito de Barrancabermeja – Santander, quienes tras el inicio del proyecto de construcción del Puerto Multimodal de Barrancabermeja a cargo de la multinacional IMPALA TERMINALS, sus predios empezaron a tener problemas de erosión, ocasionando la pérdida de sus cultivos por el paso de grandes y pesadas embarcaciones, la disminución de su actividad pesquera y la contaminación del agua para el consumo.

En los años posteriores a esta construcción, las familias habían presentado múltiples solicitudes, peticiones, quejas y reclamos advirtiendo, ante los entes de control y entidades públicas de Colombia, la amenaza que este proyecto representaría para su permanencia en el territorio. Pese a su solicitud para ser reubicadas debido a que se encuentran al frente del sitio de intervención del proyecto, sus peticiones fueron ignoradas y nunca fueron invitadas a espacios de concertación. Por su parte, la empresa multinacional IMPALA TERMINALS esquiva cualquier responsabilidad en la degradación de los bienes privados y la degradación ambiental que está ocurriendo, asegurando que se trata de un fenómeno natural del río.

Para el año 2020, la mayoría de familias quedaron sin tierras dónde vivir y sin medios para subsistir. El desplazamiento forzado a la ciudad de Barrancabermeja y al municipio de Yondó, en el departamento de Antioquia, ha privado estas familias de oportunidades de sostenimiento y aumentado la situación de pobreza extrema, debido a que muchas tenían créditos bancarios para cultivar en las tierras que hoy en día ya no existen.

Como ciudadano colombiano acudo a todos ustedes, con la esperanza de que esta población obtenga la ayuda necesaria que, por obligación constitucional y legal, deben brindar las entidades y autoridades responsables para la resolución de su problemática en términos de vivienda, empleo, sustento, educación de los niños, atención para los miembros de la tercera edad, y demás que requieran estos sujetos de especial protección constitucional.

Concurro solicitando la coadyuvancia y seguimiento a este caso, para la protección de los derechos humanos, y el derecho a estas familias vivir en un ambiente adecuado, en un territorio donde la Multinacional IMPALA TERMINALS ejerce su actividad económica. Esta empresa tiene la responsabilidad y obligación de dar cumplimiento a los planes de manejo ambiental y licencias otorgadas por las autoridades ambientales de nuestro país. A la fecha, ni IMPALA TERMINALS ni la autoridad regional ambiental responsable CORMAGDALENA, se han querido sentar a dialogar con estas comunidades.

Es incomprensible que en una zona donde se está dando uno de los mayores proyectos del país, y donde el aporte económico es de importantes dimensiones y beneficio para la nación, que una población tan pequeña y vulnerable, ubicada en el área de influencia, tenga que sobrellevar los impactos sociales, económicos, culturales y ecológicos de un proyecto que beneficia a empresas privadas extranjeras y al Estado colombiano.

Finalmente, quiero expresarles que los pobladores campesinos de la vereda la Unión y Nueva Venezia, no están solos y cuentan incondicionalmente con muchos ciudadanos colombianos para que obtengan la reivindicación de sus derechos fundamentales.

Cordialmente,

%first_name% %last_name%

%%your signature%%

51 signatures

Compártelo con tus amigos

[Petición]

Mi nombre es _________________________ remito y firmo esta carta, en razón de la urgencia que hoy viven  las familias pobladoras de las veredas Nueva Venezia y la Unión, ubicadas en el corregimiento el Llanito del Distrito de Barrancabermeja – Santander, quienes tras  el inicio del proyecto de construcción del Puerto Multimodal de Barrancabermeja a cargo de la multinacional IMPALA TERMINALS, sus predios empezaron a tener problemas de erosión, ocasionando la pérdida de sus cultivos por el paso de grandes y pesadas embarcaciones, la disminución de su actividad pesquera y la contaminación del agua para el consumo. 

 

En los años posteriores a esta construcción, las familias habían presentado múltiples solicitudes, peticiones, quejas y reclamos advirtiendo, ante los entes de control y entidades públicas de Colombia, la amenaza que este proyecto representaría para su permanencia en el territorio. Pese a su solicitud para ser reubicadas debido a que se encuentran al frente del sitio de intervención del proyecto, sus peticiones fueron ignoradas y nunca fueron invitadas a espacios de concertación. Por su parte, la empresa multinacional IMPALA TERMINALS esquiva cualquier responsabilidad en la degradación de los bienes privados y la degradación ambiental que está ocurriendo, asegurando que se trata de un fenómeno natural del río.   

 

Para el año 2020, la mayoría de familias quedaron sin tierras dónde vivir y sin medios para subsistir. El desplazamiento forzado a la ciudad de Barrancabermeja y al municipio de Yondó, en el departamento de Antioquia, ha privado estas familias de oportunidades de sostenimiento y aumentado la situación de pobreza extrema, debido a que muchas tenían créditos bancarios para cultivar en las tierras que hoy en día ya no existen.

 

Como ciudadano colombiano acudo a todos ustedes, con la esperanza de que esta población obtenga la ayuda necesaria que, por obligación constitucional y legal, deben brindar las entidades y autoridades responsables para la resolución de su problemática en términos de vivienda, empleo, sustento, educación de los niños, atención para los miembros de la tercera edad, y demás que requieran estos sujetos de especial protección constitucional.

 

Concurro solicitando la coadyuvancia y seguimiento a este caso, para la protección de los derechos humanos, y el derecho a estas familias vivir en un ambiente adecuado, en un territorio donde la Multinacional IMPALA TERMINALS ejerce su actividad económica. Esta empresa tiene la responsabilidad y obligación de dar cumplimiento a los planes de manejo ambiental y licencias otorgadas por las autoridades ambientales de nuestro país. A la fecha, ni IMPALA TERMINALS ni la autoridad regional ambiental responsable CORMAGDALENA, se han querido sentar a dialogar con estas comunidades.

 

Es incomprensible que en una zona donde se está dando uno de los mayores proyectos del país, y donde el aporte económico es de importantes dimensiones y beneficio para la nación, que una población tan pequeña y vulnerable, ubicada en el área de influencia, tenga que sobrellevar los impactos sociales, económicos, culturales y ecológicos de un proyecto que beneficia a empresas privadas extranjeras y al Estado colombiano. 

 

Finalmente, quiero expresarles que los pobladores campesinos de la vereda la Unión y Nueva Venezia, no están solos y cuentan incondicionalmente con muchos ciudadanos colombianos para que obtengan la reivindicación de sus derechos fundamentales.

Cordialmente,

Firma